CRISTINA VAZQUEZ

HISTORIA

El día 28 de julio de 2001, mientras se hallaba en horas de la noche en su domicilio ubicado en la ciudad de Posadas, provincia de Misiones, Ersélida Leila Dávalos fue asesinada.

Cristina Vázquez, que en aquel momento era una joven de 19 años de edad, residía a pocas cuadras del lugar con su familia pero en el momento de los hechos se hallaba en casa de una amiga en la ciudad de Garupá.

Si bien no existía ninguna prueba que la vinculara con el hecho, fue condenada por el homicidio. La sentencia no se basó en las pruebas del caso si no en el tipo de vida que Cristina llevaba: para los juzgadores, llevaba una vida de vicio y marginal.

Toda la prueba recolectada era a favor de Cristina: no había huellas, ni ADN que la vincularan con el hecho. Por otra parte, existieron testimonios que aseguraban haber visto un auto blanco en la casa de la víctima que luego se alejó a gran velocidad del lugar.

Cristina no fue detenida inmediatamente sino al año siguiente, cuando permaneció privada de su libertad por unos meses. Sin embargo, fue liberada por falta de mérito.

En el 2007, un vecino declaró que ella le habría confesado el crimen. Cristina, que en ese entonces se hallaba en Buenos Aires, fue nuevamente detenida. En el año 2010, fue finalmente condenada por los jueces Fernando Verón, Selva Zuetta y Marcela Leiva.

Luego de la presentación de diversos recursos y amicus curiae de diversas organizaciones, entre ellas Innocence Project, en el año 2019 la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió que Cristina Vázquez había sido erróneamente condenada y dispuso su absolución. En total, Cristina pasó once años presa por un delito que no cometió.

FRAGMENTOS DE UNA AMIGA DESCONOCIDA

Mientras Cristina estaba en Buenos Aires conoció a la documentalista y directora Magda Hernández  con quien forjó un vínculo de amistad. Años después, Magda se enteró de la situación que Cristina estaba viviendo y decidió hacer un documental para contar su historia.

MIRÁ EL DOCUMENTAL COMPLETO