Casos

FERNANDO CARRERA

El 25 de enero de 2005, alrededor de la hora 13.20, Fernando Ariel Carrera, un joven comerciante, casado y con tres hijos, se encontraba en su auto a pocos metros del Puente Alsina esperando que el semáforo le diera luz verde para cruzar desde Pompeya a Lanús. Al mismo tiempo, efectivos policiales de civil de la Comisaría 34 buscaban a dos asaltantes en un auto blanco que habían robado en la zona. Al ver el Peugeot 205 blanco de Fernando, los policías se dirigieron hacia él a bordo de un auto sin sirena ni insignia alguna que lo identificara como de la Policía Federal. De hecho, más tarde se supo que ese auto contaba con pedido de secuestro.

Fernando solo vio que un auto se acercaba a toda velocidad con uno de sus integrantes con medio cuerpo fuera de la ventanilla, alzando un arma de fuego. Por temor a ser asaltado, Fernando aceleró y dobló hacia Capital. Pero el policía disparó el arma impactando en la mandíbula de Fernando, dejándolo inconsciente. Fernando perdió el control sobre su vehículo, que continuó la marcha por 500 metros atravesando la Avenida Sáenz. En el trayecto el Peugeot atropelló y mató a tres personas –dos mujeres y un niño de seis años– y finalmente chocó contra una camioneta que transportaba seis personas que resultaron heridas. Los policías se bajaron del auto y continuaron disparando contra Fernando.

En total, los efectivos dispararon dieciocho veces contra Fernando. Ocho de esos disparos impactaron en su cuerpo, los otros diez en su auto. Rápidamente la escena de los hechos fue controlada por personal policial sin presencia de la autoridad judicial. Al final del día los medios se referían al hecho como “La Masacre de Pompeya” y relataban un supuesto raid delictivo en el cual unos malvivientes habían asesinado a tres personas inocentes, aunque en realidad era un caso más de abuso de la fuerza letal y armado de causas judiciales por parte de la Policía Federal.

Los agentes que dispararon ilegalmente contra Carrera fueron los mismos encargados de llevar a cabo la investigación de los hechos. Del vehículo que conducía Carrera presuntamente secuestraron un arma de fuego a la que no le realizaron las peritaciones balísticas correspondientes para establecer si fue disparada por Carrera y otras pruebas controvertidas por la defensa.

El 7 de junio de 2007 Carrera fue sentenciado a 30 años de prisión por robo y homicidio agravado en tres oportunidades. El 6 de junio de 2012 Fernando fue liberado por disposición del Tribunal Oral Criminal 14, luego de que la Corte Suprema revocara la sentencia a 30 años. En 2013 la Cámara Federal de Casación Penal revisó nuevamente la sentencia y condenó a Fernando a la pena de 15 años de prisión por robo y homicidio culposo. Finalmente, el 25 de octubre de 2016 la Corte Suprema de Justicia de la Nación consideró que Carrera había sido erróneamente condenado y dispuso su absolución. Este caso fue llevado a la pantalla grande por el cineasta Enrique Piñeyro bajo el título “El Rati Horror Show”.

La película toma como punto central la manera en que se fraguó la causa de Fernando: la manipulación y alteración de la evidencia en el lugar de los hechos; la manipulación por parte de la instrucción policial de los testimonios de los escasos testigos llamados a declarar; y el enfoque sesgado que dieron al caso los medios de comunicación.